junior femenino

COMO HACER DEL BALONCESTO UN ESPERPENTO

BALONCESTO TORREVIEJA 58- 59 CB ORIBASKET
JUNIOR FEMENINO 1ª ZONAL GRUPO D
Segundo partido en menos de 24 horas y con dos bajas sensibles, así nos desplazábamos a
Torrevieja a disputar un partido aplazado. Sabíamos de antemano que no sería un encuentro
fácil ni bonito, pero decir que también sabemos jugar este tipo de partidos, aunque nos den
por muertas o nos clasifiquen de "malas", que ahora más adelante definiré que es para mí ser
malas.
Si el viernes fuimos capaces de ofrecer los mejores 20 minutos en lo que a juego se refiere, el
sábado mostramos tal vez la versión opuesta. Es obvio y entendible que el cansancio se hizo
notar en las piernas, pero eso nunca debe ser una excusa para rendirnos. Un equipo roto,
lento, sin alma, que no creía y que a medida que pasaban los minutos se descomponía más.
Enfrente otro equipo, haciendo su juego y aprovechando los errores y regalos nuestros para ir
ganando ventaja en el marcador. Tras lo desastroso de la primera parte, el descanso nos vino
bien. Fue un punto de inflexión, juntas vimos que era posible, que solo teníamos que creer en
nosotras, en nuestro juego.
Así fue, y aquí empezó un partido nuevo. Salimos con chispa, con ilusión, con ganas de recortar
esos 10 puntos que nos distanciaban de la victoria. Empezamos a mostrar personalidad y ese
esfuerzo se nos vio recompensado. No sólo dimos la vuelta al marcador y ganamos el partido
58-59 sino que además dimos un ejemplo de deportividad, de EDUCACIÓN Y DE VALORES,
frente a un equipo y una afición que mostró lo contrario.
Y es que cuando nos reímos del que tenemos enfrente cuando vamos 10 arriba, cuando nos
burlamos y tachamos de malas a las del equipo rival, es posible que luego te lluevan piedras en
el propio tejado. Y es que esto para mí sí que es ser "MALAS", Fair play brillando por su
ausencia, continuas faltas de educación hacia jugadoras, hacia árbitros, insultos, desprecios,
burlas e ironías. Es posible que perder de un punto como os pasó u os viene pasando, sea el
resultado de todo a lo que os dedicáis dentro y fuera de la pista, que es de todo menos
baloncesto.
Creo que 6 líneas dentro de la crónica para hablar de esto es más que suficiente, porque si algo
tengo que resaltar de mi equipo y de mi club es todo lo contrario. La educación en valores va
antes que aprender a meterla de tres, el respeto al árbitro va antes que aprender a botar y
sobre todo el respeto al que tenemos enfrente es lo principal. Porque tengo un equipo que a
final del partido aplaude al rival que tiene enfrente sea cual sea el proceder del partido. Y sí, es
posible que seamos malas, pero tenemos una personalidad que nos hace estar arriba, luchar
cuando nos dan por muertas, y levantarnos siempre. Nosotras a lo nuestro a seguir creciendo y
peleando por estar arriba. El resto que tome el camino que más les guste.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *